Cámaras de vigilancia para peluquerías

Si tienes una peluquería y a veces dejas a tua empleados a su cuidado, seguro que te interesa tener tu negocio contrado con estas cámaras de vigilancia:

CÁMARAS PARA PELUQUERÍAS

La gestión de una peluquería requiere una dedicación y devoción absolutas. Lo normal es tener abierto el negocio al menos 10 horas al día y es el peluquero, aunque tenga empleados, el que tiene que trabajar el mayor número de horas, ya que lo habitual es que todos los clientes quieran irse con el “toque de su peluquero”.

En principio parece bastante agotador y realmente lo es, al margen de las preocupaciones propias de llevar correctamente las obligaciones con el fisco y con la seguridad social, además de las cuentas con proveedores.

En este sentido, además a veces existe preocupación por el stock de productos de peluquería que en ocasiones son de alta gama. Poca gente sabe que en almacén de una peluquería puede haber varios miles de euros en productos y máquinas de repuesto como secadores o planchas para el pelo.

Es por ello que resulta realmente interesante la instalación de cámaras de vigilancia, sobre todo en el almacén pero, ya puestos, por qué no instalarlas en otros lugares de la peluquería como en la caja o en la entrada del local. De esta forma, además de asegurar nuestras inversiones, aseguramos los movimientos de caja o las personas que entran en nuestro negocio, si bien debemos evitar las zonas en las que podríamos vulnerar los derechos de imagen de nuestros clientes. Sin embargo, en las zonas de la caja, la puerta o el almacén como ya hemos dicho, nos permiten vigilar a nuestro personal y evitar así los posibles hurtos.

Además, ya que la ley exige que coloquemos en un lugar bien visible una placa en la que se avisa de la existencia de cámaras de vigilancia, a veces, el simple hecho de tener dicho cartel ya es disuasorio con la posibilidad de que alguien quiera robarnos.

También es interesante instalar en nuestro móvil una aplicación que nos permite ver en tiempo real lo que está grabando la cámara. Por poner un ejemplo: imaginemos que cerramos una semana por vacaciones y nos vamos de viaje al extranjero. Estando fuera nos llaman de la compañía de seguridad que tenemos contratada y nos dicen que ha saltado la alarma o nos salta a nosotros la alarma y queremos saber si realmente ha entrado alguien a robar, ha pasado algo o simplemente ha saltado por algún fallo en el sistema. Es tan fácil como abrir en el momento nuestra aplicación y verificar que todo está bien. A través del móvil podemos incluso mover las cámaras a nuestra voluntad y revisar todos los rincones de nuestra peluquería y si realmente vemos que nos han entrado a robar podremos avisar a la policía en el mismo momento.

Es indudable que la instalación de cámaras de vigilancia nos aporta seguridad en un mundo cada vez más inseguro. Si nos entran a robar, tanto si es en horas en las que el negocio está abierto y lleno de gente como si está cerrado, es interesante disponer de estas grabaciones para poder proteger nuestro negocio y a nosotros mismos, así como a nuestros clientes.